Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

1 marzo, 2019

Cuando pierdes tu voz…

Cuando una persona experimenta laringitis o se queda afónica, las cuerdas vocales se inflaman, se vuelven gruesas y no pueden producir sonido. La tensión vocal continua puede llevar a trastornos más graves, como ronquera persistente, dificultad para respirar, tono inapropiado (demasiado alto o bajo) o volumen inadecuado (demasiado alto o suave).

Para proteger tu voz:

Evita gritar o chillar. Si sientes presión o tensión en la garganta, el cuello o los hombros, hablas demasiado alto.

Si necesitas proyectar tu voz, asegúrate de usar respiración abdominal.

Evita aclararte la garganta constantemente, toser y hablar en voz alta.

Descansa tu voz (no susurres). Mantén tu garganta húmeda bebiendo mucha agua.

Cuida lo que comes. La acidez estomacal frecuente y el sabor amargo de boca pueden hacer que los ácidos estomacales se derramen sobre la laringe.

Ten cuidado con tu voz cuando tengas un resfriado. Busca atención médica para infecciones de sinusitis y alergias.

La Rueda de la Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable LMI .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

¿NECESITAS AYUDA?

Nos alegra que quieras contactarnos. Por favor, completa nuestro breve formulario y uno de los miembros de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

Nombre
Apellidos
Correo electrónico
Teléfono
Dirección
Ciudad
País
Código Postal
Mensaje

X
¿NECESITAS AYUDA?