27 abril, 2021

AHORRE TIEMPO CON LA COMUNICACIÓN CONSTRUCTIVA

Las técnicas de comunicación sólidas permiten a los líderes satisfacer este anhelo humano más básico de las personas. El uso de habilidades de comunicación y persuasión constructivas ahorra tiempo y esfuerzo, fomenta la cooperación y reduce el estrés y la fricción. Estas habilidades son invaluables para manejar y prevenir situaciones de crisis, fomentar la autoestima, generar respeto mutuo, aumentar la productividad y enriquecer las relaciones. La comunicación hábil cumple el propósito de un liderazgo motivacional eficaz: lograr resultados a través de las actividades de las personas. Los miembros de su equipo comparten con usted una relación única basada en un conjunto de metas comunes para la organización. La comunicación eficaz une a todos los miembros de esta compleja relación y les permite, tanto a los individuos como a los equipos, alcanzar las metas de la organización. Como líder, disfruta de la gran satisfacción de saber que ayuda a otros a lograr sus metas mientras usted alcanza sus propias metas. Varias actitudes constructivas forman la base para una comunicación exitosa:

  • Buenas relaciones humanas.

Llevarse bien con la gente es esencial para un liderazgo eficaz. La comunicación constructiva, escrita o verbal, considera los principios de las buenas relaciones humanas. El respeto y la consideración por los demás, por ejemplo, son fundamentales para las buenas relaciones humanas. “Trate a los demás como le gustaría que le trataran a usted” es una pauta confiable en todos los niveles de interacción humana. Si quieres que los demás te escuchen, por ejemplo, debes escucharlos. Si desea ser tratado con cortesía, debe mostrar cortesía.

  • Entendimiento mutuo.

Lograr resultados a través de la comunicación y la persuasión requiere comprensión mutua. La comprensión, a su vez, requiere un esfuerzo genuino por ver las cosas desde el punto de vista de los demás. Este esfuerzo empático se gana la confianza de otras personas, allana el camino para la aceptación de su mensaje y aumenta la probabilidad de una respuesta positiva.

  • Impresionar versus expresar.

Buscar expresar sus ideas o pensamientos con precisión en lugar de impresionar a los demás es una actitud clave para una comunicación y persuasión más efectivas. Independientemente del tamaño de su audiencia, puede esperar mejores resultados si se concentra principalmente en su mensaje (los hechos, las ideas o las propuestas que está tratando de transmitir) y en satisfacer las necesidades de sus oyentes en lugar de pensar en usted mismo y en la impresión. estás haciendo. Demasiada preocupación por la impresión que está causando destruye el mensaje en sí y lo marca como insincero. La sinceridad tiene un impacto tremendo; cuando eres genuino, tu mensaje llega alto y claro.

  • El momento adecuado.

Para obtener los resultados más positivos, elija el momento adecuado para comunicar cada punto de información. Considere el clima emocional, qué más está sucediendo y las expresiones faciales de sus oyentes para ayudar a determinar el momento adecuado para un intercambio de información. Una estructura familiar enfatiza la importancia del tiempo: “Para todo hay un tiempo y un tiempo para cada propósito debajo del cielo … un tiempo para el silencio y un tiempo para hablar”.

  • La comunicación como proceso.

Ya sea escrita o verbal, la comunicación es un proceso que involucra tres componentes esenciales: un remitente, un receptor y un mensaje. La comunicación eficaz genera un entendimiento mutuo entre el emisor y el receptor y da como resultado alguna acción o cambio de actitud o comportamiento, o ambos. Los buenos comunicadores comprenden el papel importante de cada paso en el proceso de comunicación.

  • La constancia de la comunicación.

La comunicación implica más que palabras habladas o escritas. Como líder, se comunica constantemente; incluso no hacer nada tiende a transmitir un mensaje poderoso. Los líderes eficaces siempre son sensibles a las señales no verbales: a las emociones, los movimientos, las expresiones faciales, la personalidad y una miríada de otros factores que componen el mensaje total. Comunique el mensaje con claridad Asegúrese de que sus pensamientos se presenten con claridad, que su razonamiento sea lógico y que el mensaje sea completo. Verifique suposiciones no respaldadas o pasos omitidos en el proceso de razonamiento. Si su propio pensamiento no está claro, el contenido de su mensaje no será claro o confuso para el receptor. Si no puede cristalizar su mensaje, es posible que deba pedir información o una discusión para resolver problemas. Adapte cada mensaje a la personalidad del receptor. El conocimiento de los miembros del equipo y sus experiencias pasadas con ellos proporciona pistas sobre la mejor estructura para cada mensaje en particular. Considere los sentimientos y actitudes personales y lo que puede estar ocupando su atención cuando intente comunicarse. Adapte su propio estilo de comunicación al estilo de su oyente para demostrar una preocupación básica por las necesidades de los demás.

comunicacion

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LMI.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.