Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

28 agosto, 2018

Aprende a comunicarte de manera clara y honesta

La comunicación eficaz es básica en la conexión humana. Las técnicas de comunicación solidas les permiten que los líderes se ajusten al anhelo humano más básico de las personas. El uso de habilidades constructivas de comunicación y persuasión ahorra tiempo y esfuerzo, fomenta la cooperación y reduce el estrés y la fricción. Estas habilidades son invaluables en el manejo y prevención de situaciones de crisis, fomentando la autoestima, generando respeto mutuo, aumentando la productividad y enriqueciendo las relaciones.

Planifica tu estrategia de comunicación

Debido a que la comunicación es un elemento tan vital para tu éxito personal y organizacional, tómate un tiempo para planear cómo entregarás mensajes importantes a los miembros de tu equipo. La planificación efectiva considera el mensaje total: contenido, método de entrega y acomodación del mensaje a la personalidad única del receptor.

Asegúrate de que tus pensamientos estén claramente presentados, tu razonamiento sea lógico y el mensaje esté completo. Verifica suposiciones no respaldadas o pasos salteados en el proceso de razonamiento. Si tu propio pensamiento no está claro, el contenido de tu mensaje no será claro o será confuso para el receptor. Si no puedes cristalizar tu mensaje, es posible que debas solicitar información o un debate sobre la resolución de problemas.

Adapta cada mensaje a la personalidad del receptor. El conocimiento de los miembros del equipo y tus experiencias pasadas con ellos proporcionan pistas sobre la mejor estructura para cada mensaje en particular. Considera los sentimientos personales, las actitudes y lo que puede estar ocupando su atención cuando intentes comunicarte. Todos estos factores afectan la forma en que el individuo responderá; ellos influyen fuertemente en la manera en que presentas tu mensaje.

Elige las palabras, la velocidad de la conversación, los movimientos del cuerpo y el tipo de preguntas que pides que se ajusten al estilo de la persona con la que se está comunicando. Estate dispuesto a adaptar tu propio estilo de comunicación al estilo de tu oyente. Al hacerlo, demuestras preocupación básica por las necesidades de los demás y tu deseo de lograr la meta en cuestión.

Los factores ambientales afectan a cómo se transmite o recibe el mensaje. Planificar la comunicación para minimizar posibles obstáculos. Por ejemplo, mantén una comunicación importante y compleja lejos de áreas ruidosas o de calor o frío excesivos. Un estacionamiento pavimentado en medio de un caluroso día de verano, por ejemplo, es una mala opción de ubicación para dar cualquier mensaje que no sea un saludo o un mensaje rápido, “Llámame esta tarde, por favor”.

Tanto los significados como el impacto emocional de las palabras, frases y otras referencias son percibidos de manera diferente por personas con diferentes experiencias. Elige expresiones que no tengan ningún matiz emocional que pueda causar interpretaciones ambiguas.

Asegúrate de que el método que eliges sea el mejor para el mensaje que deseas enviar. Alguna comunicación es efectiva cuando es verbal, bien sea cara a cara o por teléfono, mientras que la comunicación por escrito es mejor para otros tipos de mensajes.

Aprende a escuchar.

Cuando hagas una pregunta, escucha creativamente la respuesta. Conviértete en un experto en escuchar no solo las palabras en sí mismas, sino también la forma de la entrega y lo que no se dice. Observa y evalúa el lenguaje corporal, las emociones, las actitudes y otros factores externos o internos.

Un obstáculo para una escucha efectiva es que puedes pensar más rápido de lo que alguien puede hablar. La mayoría de las personas hablan aproximadamente a 125 palabras por minuto, pero pueden pensar fácilmente a razón de 400 a 600 palabras por minuto. Usa el tiempo extra para organizar y analizar lo que escuchas y considerar las relaciones de causa y efecto.

Evita la escucha selectiva, escuchando solo lo que complace o se ajusta a tus ideas. Escucha con una mente abierta; resistir cualquier tendencia a reaccionar de forma exagerada Hacer juicios inmediatos o perder el control de las emociones, especialmente antes de escuchar el mensaje completo, destruye la comprensión y la cooperación mutuas.

Mantén un contacto visual cómodo y presta mucha atención para que los demás sepan que te preocupas por lo que dicen.

Tu habilidad para hacer preguntas y escuchar atentamente crea un clima de comunicación abierta en el que los miembros del equipo sienten que tienen algo valioso que ofrecer, que hay mucho que aprender y que todos comparten metas comunes. A medida que mejoran tus habilidades verbales y auditivas, mejora tu capacidad de obtener resultados a través de las personas.

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable LMI .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.