Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

About Jonathan Burley

Pasos para evitar el insomnio

Hace cincuenta años, la persona de promedio dormía 9h cada noche. Ahora el promedio es de 7h, y muchas personas duermen mucho menos. ¿Cuánto necesitas dormir? La sabiduría convencional exige 8h, pero los investigadores dicen que la mayoría de las personas necesitan entre 6’30h y 8h. Otros pueden necesitar 5 o 10. La prueba real de si estás durmiendo lo suficiente es cómo te sientes durante el día, dicen los médicos específicamente a eso de media tarde. Si tienes sueño durante el día, no estás durmiendo lo suficiente por la noche.

El insomnio es un problema en todo el mundo hoy en día. El cansancio afecta los niveles de producción y aumenta los riesgos de seguridad. Una encuesta reciente concluyó que el 51% de las personas que trabajan dicen que la somnolencia afecta su rendimiento en el trabajo.

Aquí tienes varios consejos para dormir que te ayudarán a tener suficientes horas de sueño:

  • Mantén tu habitación cálida, oscura y en calma. Evita que el teléfono, el ordenador o la televisión disturbe tu sueño.
  • Asegúrate de que tu colchón es cómodo. Intentar dormir en uno demasiado blando, demasiado duro, demasiado pequeño o demasiado viejo realmente evita el sueño.
  • Evita la cafeína, el tabaco, el alcohol y el ejercicio próximo a las horas de sueño.
  • Ten cuidado con las pastillas para dormir. Te pueden dejar adormilado al día siguiente. Habla con tu médico antes de recurrir a ayudas para conciliar el sueño.
  • Termina de comer al menos dos o tres horas antes de tu hora habitual de irte a dormir.
  • Ajusta tu reloj interno. Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días.
  • Crea hábitos amigables con el sueño. Pasa la hora antes de irte a la dormir con música suave y relajante, sumergiéndote en un baño caliente, haciendo yoga o leyendo un libro.
  • Si la ansiedad te mantiene despierto, algunos especialistas recomiendan la técnica de la “preocupación programada”. Pronto por la noche, programa 15 minutos cuando no hagas nada más que preocuparte, pero solo sobre las cosas que puedes controlar. Luego, haz una lista de las cosas que necesitas abordar al día siguiente y quita todas tus preocupaciones de tu mente.
  • Mantén en un diario un registro de la cantidad de horas que duermes y cómo te sientes al día siguiente. Esto puede ayudarte a determinar la cantidad adecuada de sueño que necesitas para funcionar bien.

Cómo estimular tu creatividad

Ser creativo no es una cuestión de suerte. Las personas creativas trabajan persistentemente hasta que se materializa la idea correcta y el producto final. También encuentran enfoques de pensamiento que alientan nuevas ideas. Estas son algunas de las formas de estimular tus jugos creativos:

  • Arriésgate. Las ideas creativas ofrecen una forma diferente de hacer las cosas y, a veces, suponen que la forma actual de pensar es incorrecta. Estate dispuesto a sugerir una idea, incluso si resulta ser una mala idea.
  • Diversifica tu rango de conocimiento. Explora nuevos temas en áreas como la filosofía, la historia y la ciencia. Experimenta con escritura creativa en prosa y poesía, o intenta hacer crucigramas y otros juegos mentales que mantengan activa la mente.
  • Dale permiso a tu mente para divagar. A lo largo del día, deja que tu mente divague. Estas reflexiones aleatorias pueden conducirte a nuevas perspectivas sobre problemas y rutinas ordinarias.
  • Prueba hipótesis. Propón un supuesto rápido en tu mente y luego piensa en hechos que lo avalen. En el proceso, puedes refutar tu hipótesis original, pero probablemente descubrirás un nuevo ángulo o forma de adaptar la información.
  • La soledad fue a menudo el lugar de inspiración para los grandes artistas, inventores e innovadores del pasado. Crea el hábito de programar un tiempo para escaparte por tu cuenta y hacer descansos durante el día para pasar unos momentos a solas contigo mismo.
  • La risa y el juego pueden ayudar a estimular el proceso creativo. Tomarse un tiempo para relajarse y divertirse puede ser igualmente parte de ser productivo mientras trabajas.
  • Prepárate para la crítica. Las nuevas ideas a menudo provocan críticas, lo que puede hacer que desees renunciar a lo que crees. Anticípate a esas críticas de antemano, para que puedas mejorar tu idea y defenderla.

Realiza Tu Mayor Esfuerzo Para Dirigir Efectivamente

La fuerza magnética del liderazgo efectivo es una herramienta que se basa en la capacidad de despertar en los seguidores el deseo de ser como el líder, o de poseer algunas de las cualidades y admirables rasgos de personalidad vistos en el líder.

Los líderes efectivos sacan lo mejor de los miembros de su equipo. Para lograrlo, usan los rasgos de liderazgo que pueden dividirse en tres áreas principales: actitudes, comportamiento y habilidades de las personas.

Actitudes positivas

  • Dirección de la meta. Los líderes motivadores efectivos definen claramente las metas que desean alcanzar, las visualizan vívidamente y trabajan para alcanzarlas con intensidad de propósito.
  • Automotivación. Nunca sintiéndose obligados a esperar que alguien más les diga qué hacer, los líderes efectivos dependen de sus propias decisiones y acciones. La auto-motivación impulsa a los líderes efectivos hacia una acción productiva y con propósito.
  • Entendimiento y juicio. Los líderes determinados y efectivos aplican su inteligencia general y sentido común a la tarea de aprender qué funciona y qué no funciona. Este rasgo, practicado de manera eficiente, permite a los líderes avanzar sin perder tiempo antes de tomar una decisión o tomar acción.
  • Competencia y acción. Los líderes eficaces hacen frente a los problemas y se ocupan de ellos. A menudo se encuentran en situaciones nuevas o poco familiares sin pautas a seguir o patrones establecidos para orientar. Se ven obligados a idear nuevos caminos creativos hacia su meta, nuevos métodos para lograr su propósito y nuevas ideas para lograr el éxito. Los líderes saben que algunas ideas y acciones resultarán inviables. Los líderes eficaces se recuperan de los contratiempos temporales, se arriesgan probando la próxima idea creativa para lograr la meta y perseveran hasta que el problema se resuelve. Los buenos líderes suelen pensar en términos de metas organizacionales generales, no solo en líneas departamentales. Esta “visión general” promueve las buenas relaciones entre los miembros del equipo.

Conductas y hábitos

  • Toma de decisiones. Los líderes eficaces son decisivos y orientados a la acción. Toman decisiones firmes en el momento adecuado y entonces actúan. Aceptan la responsabilidad personal por sus decisiones y sus acciones. Son jugadores cooperativos de equipo, pero se niegan a ser tragados por la organización, por presiones sociales o por las tendencias actuales. A medida que toman decisiones, permanecen relativamente libres de tendencias y preferencias personales.
  • Capacidad para manejar problemas y crisis. Los líderes efectivos a menudo anticipan problemas y toman las medidas adecuadas para prevenir problemas o crisis. Cuando una situación caótica se desarrolla, ellos restablecen el orden en la organización y hacen que el equipo vuelva a funcionar sin problemas en un tiempo mínimo.
  • Organización del tiempo. Las prioridades claras es el criterio del líder efectivo para el uso del tiempo. Los buenos líderes planifican concienzudamente la asignación de su tiempo y delegan los deberes a miembros del equipo bien entrenados y cuidadosamente seleccionados.

Habilidades de la gente

  • Comprender personas y situaciones. Comprender a su gente permite a los líderes efectivos elegir el estilo de liderazgo adecuado para los miembros del equipo involucrados y para la tarea en cuestión. Comprender a las personas ahorra tiempo, evita problemas y aumenta la productividad.
  • Creencia en las personas. Los líderes eficaces creen en las personas; consideran a otras personas como un recurso valioso con potencial de desarrollo y logros. Creen que las personas son básicamente inteligentes y creativas, y que quieren hacer un buen trabajo. Comunican su creencia en las personas en sus palabras, actitudes y su comunicación no verbal. Aunque esperan un rendimiento óptimo y la máxima calidad, los líderes eficaces son sensibles a los demás, tratándolos con respeto y tacto.
  • Estimulan a las personas. Los líderes motivadores efectivos ayudan a los miembros del equipo a tener éxito. Los líderes efectivos alientan a las personas a asumir nuevas responsabilidades, brindan apoyo y oportunidades para el crecimiento, elogian a las personas por un trabajo bien hecho y les otorgan reconocimiento a los miembros del equipo por su éxito individual y por contribuir al éxito de la organización.

Los líderes efectivos a menudo tienen la capacidad de tomar decisiones, establecer metas y alcanzar un nivel de éxito más allá de la media. Pero el logro a través del liderazgo siempre se basa en una sólida planificación y un esfuerzo persistente, además del conocimiento y las habilidades. El desarrollo de esas habilidades y el cultivo del conocimiento y las actitudes necesarias para usarlas son la base para convertirse en un líder eficaz.

¿Cuáles Son Las “Rocas Grandes” En Tu Vida?

Imagina un contenedor lleno de piedras. Estaría lleno, ¿no? En realidad, se podría continuar llenando el contenedor primero con grava y luego con arena hasta que se  sellara cada grieta entre las rocas.

Nadie vertería primero la arena y luego intentaría que las rocas entraran. Del mismo modo, primero debes llenar tu vida con las cosas importantes y luego dejar lo que quede para las minucias. Tu meta en la gestión del tiempo nunca debe ser simplemente exprimir en tu vida tantas cosas como sea posible, sino elegir las cosas correctas para llenarla. Una vida llena de arena no es significativa.

¿Cuáles son las rocas en tu vida? ¿La gente que amas? ¿Una causa que vale la pena? ¿Tu fe? Trata de llevar a cabo estas cosas primero, y si tus otras actividades no tienen cabida, no perderás nada.

 

Cómo Proyectar Una Imagen Positiva En Los Demás

Tu imagen mental de ti mismo, la imagen que te gustaría proyectar a otros, y lo que realmente eres, afecta dramáticamente tu productividad porque tu imagen personal controla cómo usas el tiempo. Actúas como el tipo de persona que crees que eres. Es imposible actuar de otra manera por cualquier período de tiempo, sin importar cuánta fuerza de voluntad tengas.

Las personas que se consideran a sí mismas como fracasados, inevitablemente fallan a pesar de la cantidad de tiempo que pasan trabajando. Aunque parezca que se están trabajando y esforzándose duramente para tener éxito puede ser un trabajo improductivo que refuerza una autoimagen negativa y produce errores. En contraposición, las personas que esperan tener éxito centran su atención y sus esfuerzos en actividades constructivas que generan resultados.

Cuando ya no estás encadenado a actitudes contraproducentes del pasado o temores acerca de lo que otras personas podrían pensar, puedes experimentar el estimulante desafío que hace posible que cada hora sea productiva y exitosa.

Riete a carcajadas

Aunque creas que es bueno, malo o feo, estás experimentando la vida. No importa lo que hagas, suceden cosas que no puedes gestionar, manipular, predecir o prevenir. De todas las cosas que puedes controlar, una cosa tiene la capacidad de afectar positivamente cada área de tu vida, incluidos los momentos difíciles, ¡Es tu capacidad para reír!

Entrénate para buscar el humor en cada parte de la vida, incluso en situaciones en las que aparentemente no sean de humor. Ver el humor en todas partes. No es estar fuera de contacto con las emociones o tener una mente retorcida, sino buscar intencionalmente el humor en las cosas. Los franceses tienen un gran dicho: “El más perdido de todos los días es aquel en el que uno no se ha reído”.

Siempre hay una razón para reír y una razón para no reír, pero tú eres quien elige con cual te quedas.

Aquí tienes 5 razones por las que cultivar el hábito de la risa diaria es beneficioso:

La risa es buena para ti. Numerosos estudios, artículos e historias han detallado cómo las personas usaron la risa para recuperarse de enfermedades graves. Se ha demostrado que la risa reduce la presión arterial, estimula el sistema inmunológico y añade años a tu vida.

La risa es poderosa. La capacidad de usar el humor como una herramienta para desactivar situaciones potencialmente problemáticas es un recurso valioso. La risa tiene el poder de cambiar tu mundo. Puede hacerte ver las cosas en la perspectiva correcta y permitirte seguir adelante, incluso cuando la oposición parece insuperable.

Es divertido rodearte de la risa. Es divertido estar con gente que se ríe mucho. Son optimistas y positivos, en lugar de desalentadores y críticos. La risa ilumina tus buenos tiempos y aligera tus momentos pesados.

La risa es una buena maestra. Si eres responsable de entrenar a las personas, especialmente a niños, entonces usa la risa para beneficio propio. El humor puede ser usado para enseñar valiosas lecciones. Hagas lo que hagas, incluye la risa y ve resultados positivos.

La risa es mejor que las lágrimas. Ninguna vida es perfecta, pero la risa es siempre mejor que la tristeza, el resentimiento o el desaliento. Como siempre hay opciones, elige la risa cada vez.

La risa es más que una buena medicina, ¡Es la mejor medicina! Hagas lo que hagas, aprende a reírte de la vida.

 

 

Ocho pasos para escribir buenos correos electrónicos

Las siguientes son sugerencias para hacer que tus correos electrónicos sean más legibles para los demás:

  • Trata solo un tema por mensaje.
  • Incluir un título descriptivo en la línea del asunto.
  •  Escribe en párrafos cortos.
  •  Que no sea no pase más de una pantalla completa.
  •  Evita escribir en mayúsculas, las cuales son difíciles de leer.
  •  Evita mencionar información privada.
  •  Revisa cada mensaje para detectar errores.
  •  Evita el uso de listas de distribución generales que llenan los buzones de entrada de la gente con mensajes innecesarios.

Cómo mejorar tus habilidades directivas con actitud y motivación

La fuerza magnética del liderazgo efectivo es una herramienta que se basa en la capacidad de despertar en los seguidores el deseo de ser como el líder, o de poseer algunas de las cualidades y admirables rasgos de personalidad vistos en el líder.

Los líderes efectivos sacan lo mejor de los miembros de su equipo. Para lograrlo, usan los rasgos de liderazgo que pueden dividirse en tres áreas principales: actitudes, comportamiento y habilidades de las personas.

Actitudes positivas

  • Dirección de la meta. Los líderes motivadores efectivos definen claramente las metas que desean alcanzar, las visualizan vívidamente y trabajan para alcanzarlas con intensidad de propósito.
  • Automotivación. Nunca sintiéndose obligados a esperar que alguien más les diga qué hacer, los líderes efectivos dependen de sus propias decisiones y acciones. La auto-motivación impulsa a los líderes efectivos hacia una acción productiva y con propósito.
  • Entendimiento y juicio. Los líderes determinados y efectivos aplican su inteligencia general y sentido común a la tarea de aprender qué funciona y qué no funciona. Este rasgo, practicado de manera eficiente, permite a los líderes avanzar sin perder tiempo antes de tomar una decisión o tomar acción.
  • Competencia y acción. Los líderes eficaces hacen frente a los problemas y se ocupan de ellos. A menudo se encuentran en situaciones nuevas o poco familiares sin pautas a seguir o patrones establecidos para orientar. Se ven obligados a idear nuevos caminos creativos hacia su meta, nuevos métodos para lograr su propósito y nuevas ideas para lograr el éxito. Los líderes saben que algunas ideas y acciones resultarán inviables. Los líderes eficaces se recuperan de los contratiempos temporales, se arriesgan probando la próxima idea creativa para lograr la meta y perseveran hasta que el problema se resuelve. Los buenos líderes suelen pensar en términos de metas organizacionales generales, no solo en líneas departamentales. Esta “visión general” promueve las buenas relaciones entre los miembros del equipo.

Conductas y hábitos

  • Toma de decisiones. Los líderes eficaces son decisivos y orientados a la acción. Toman decisiones firmes en el momento adecuado y entonces actúan. Aceptan la responsabilidad personal por sus decisiones y sus acciones. Son jugadores cooperativos de equipo, pero se niegan a ser tragados por la organización, por presiones sociales o por las tendencias actuales. A medida que toman decisiones, permanecen relativamente libres de tendencias y preferencias personales.
  • Capacidad para manejar problemas y crisis. Los líderes efectivos a menudo anticipan problemas y toman las medidas adecuadas para prevenir problemas o crisis. Cuando una situación caótica se desarrolla, ellos restablecen el orden en la organización y hacen que el equipo vuelva a funcionar sin problemas en un tiempo mínimo.
  • Organización del tiempo. Las prioridades claras es el criterio del líder efectivo para el uso del tiempo. Los buenos líderes planifican concienzudamente la asignación de su tiempo y delegan los deberes a miembros del equipo bien entrenados y cuidadosamente seleccionados.

Habilidades de la gente

  • Comprender personas y situaciones. Comprender a su gente permite a los líderes efectivos elegir el estilo de liderazgo adecuado para los miembros del equipo involucrados y para la tarea en cuestión. Comprender a las personas ahorra tiempo, evita problemas y aumenta la productividad.
  • Creencia en las personas. Los líderes eficaces creen en las personas; consideran a otras personas como un recurso valioso con potencial de desarrollo y logros. Creen que las personas son básicamente inteligentes y creativas, y que quieren hacer un buen trabajo. Comunican su creencia en las personas en sus palabras, actitudes y su comunicación no verbal. Aunque esperan un rendimiento óptimo y la máxima calidad, los líderes eficaces son sensibles a los demás, tratándolos con respeto y tacto.
  • Estimulan a las personas. Los líderes motivadores efectivos ayudan a los miembros del equipo a tener éxito. Los líderes efectivos alientan a las personas a asumir nuevas responsabilidades, brindan apoyo y oportunidades para el crecimiento, elogian a las personas por un trabajo bien hecho y les otorgan reconocimiento a los miembros del equipo por su éxito individual y por contribuir al éxito de la organización.

Los líderes efectivos a menudo tienen la capacidad de tomar decisiones, establecer metas y alcanzar un nivel de éxito más allá de la media. Pero el logro a través del liderazgo siempre se basa en una sólida planificación y un esfuerzo persistente, además del conocimiento y las habilidades. El desarrollo de esas habilidades y el cultivo del conocimiento y las actitudes necesarias para usarlas son la base para convertirse en un líder eficaz.

Cómo mantener tu escritorio organizado para un trabajo productivo

Mantener tu escritorio bien abastecido y organizado puede ahorrarte innumerables minutos de lucha y búsqueda de aquello que necesitas. Para mantener tu escritorio equipado para facilitar el trabajo eficiente:

  • Deja un bolígrafo y un bloc de notas junto al teléfono. Al mantener todos tus mensajes en un solo lugar, sabrás exactamente dónde buscarlos.
  • Almacena los utensilios de papelería en un lugar adecuado. Intenta colocar un recipiente transparente encima de tu escritorio, para que puedas obtener lo que necesitas en muy poco tiempo.
  • Desecha cualquier suministro que ya no se pueda usar. Evita adquirir el hábito de colocar plumas con la tinta seca o el corrector donde las encontraste.
  • Coloca un calendario al lado de tu teléfono. Al programar o cambiar citas en el teléfono, podrás consultarlo más rápidamente.
  • Compra de sellos en cantidad. Compra más sellos antes de que se te agoten, haciendo pedido por mail o a través de la web.
  • Recoge nuevos números de teléfono en una pequeña canasta. Transfiere estos números a tu directorio telefónico cuando estés en espera en una llamada o cuando tengas algunos momentos libres entre tareas.

Motivar a las personas para que crezcan y se desarrollen

Mantener un clima motivador establece el escenario para maximizar los talentos y habilidades de las personas que constituyen toda la organización. Las personas que están motivadas, que mantienen una actitud positiva hacia la organización y su papel en ella, y que están entusiasmadas con su trabajo, siempre buscan oportunidades para crecer y desarrollarse.

Quieren crecer en la efectividad personal, en la posición de carrera y en la productividad laboral. El impacto más efectivo que un líder puede realizar en el “resultado final”, el lugar donde todo el esfuerzo productivo debe ser evaluado eventualmente, es ayudar a los miembros del equipo a desarrollar y utilizar más de su completo potencial.

Las personas crecen personalmente y se vuelven altamente productivas en un clima proclive al desarrollo personal y profesional.

El crecimiento se acelera más allá en un entorno de trabajo que ofrece la libertad de probar nuevas ideas, fallar e intentarlo de nuevo, y aprender de la experiencia.

El crecimiento profesional es un proceso de por vida. Pero la organización no puede permitirse esperar 20 años o más para que los empleados maduren hasta que alcancen su máxima capacidad profesional. La madurez en la carrera de una persona nunca llega simplemente por esperarla. El acelerado mundo de los negocios actual exige acción inmediata.

Tiene sentido, entonces, utilizar las fortalezas existentes de cada persona en la mayor medida posible. La organización obtiene el beneficio inmediato de una alta productividad y el empleado obtiene la experiencia de éxito. Descubrir las mejores cualidades de todos puede ser un proceso complicado.

Los talentos y habilidades a veces no son reconocidos incluso por quienes los poseen. Las personas, como sus actitudes, habilidades e intereses, nunca son estáticas.

Crecen y se desarrollan o se estancan y se deterioran. Una persona que es productiva hoy producirá un trabajo de peor calidad en unos pocos años o incluso meses, a no ser que realice un aprendizaje regular y continuo. Esto es válido para las personas en todos los niveles de la organización.

Como líder de la organización, tienes la responsabilidad de proporcionar oportunidades adecuadas para la mejora continua.

Los miembros del equipo necesitan crecer constantemente en tres áreas clave para incrementar su productividad y hacer más uso de su potencial.

  1. Conocimiento e información. Cada campo está cambiando. Nuevos métodos, tecnologías y enfoques se desarrollan a diario. ¡Se ha predicho que la cantidad de información en el mundo se duplica cada cinco a siete años! La valiosa información que poseas hoy puede volverse obsoleta mañana. La información y el conocimiento son abundantes. Hay literalmente millones de diferentes fuentes y proveedores de información. Aunque el conocimiento y la información son críticos para que los miembros del equipo sean productivos, es lo que más fácilmente se obtiene. La tarea difícil es localizar e identificar la información correcta en el momento adecuado. La clave es aclarar la información específica y el conocimiento que cada miembro del equipo necesita y luego hacerlo inmediatamente disponible para él o ella.
  2. Habilidades y comportamiento. La gestión, la comunicación, las ventas y la gestión del tiempo son habilidades de eficacia personal que pueden perfeccionarse mediante el entrenamiento adecuado. La formación puede ser informal o formal. Puede tener lugar en segmentos breves o en un período largo y conectado. Puede ser in-situ o en otro lugar. Puede ser dirigido por un líder, por un departamento de formación organizacional o por un especialista externo. El tipo de formación debe adaptarse a las necesidades y personalidades de las personas involucradas.
  3. Metas, actitudes y motivación. Las organizaciones gastan enormes sumas de dinero enseñando nueva información y en la actualización de habilidades a través de la formación de sus trabajadores. Desafortunadamente, la mayoría de las organizaciones descuidan el área más importante del crecimiento personal: las metas, las actitudes y los factores motivadores de los miembros del equipo. Las personas pueden tener acceso a cantidades ilimitadas de información, pueden haber recibido formación en cada habilidad concebible, pero si sus metas son erróneas o poco claras, si sus actitudes son negativas o improductivas, o si no tienen de motivación, la enorme inversión de tiempo, energía, y dinero será para nada. La información y las habilidades son solo la punta del iceberg. Al igual que un iceberg, hasta el 90 por ciento del potencial de una persona se encuentra debajo de la superficie, oculto a la vista. Básicamente, el éxito de una persona está determinado por su enfoque en metas claramente definidas, una actitud entusiasta y una motivación convincente. Una persona que tenga estas cualidades siempre encontrará la información y desarrollará las habilidades necesarias para tener éxito. Sin estas cualidades, el conocimiento y los talentos de una persona se deterioran y se echan a perder al igual que un músculo sin usar se debilita sin un constante y regular uso.

El desarrollo personal y profesional es más efectivo cuando se planifica entorno a los requisitos de la organización y cuando se lleva a cabo de acuerdo con un plan de acción cuidadosamente trazado. Mantén un plan de desarrollo específico y continuo para cada persona bajo tu liderazgo y evalúa la efectividad del esfuerzo de cada miembro del equipo. Cuando sepas dónde se necesita el crecimiento y qué resultados pueden esperarse, puedes planificar de manera realista para lograrlo.

Un programa de desarrollo sistemático trae varios beneficios a la organización. Un beneficio principal es que las personas bien formadas, con conocimientos, orientadas a las metas y motivadas están siempre disponibles para completar las tareas necesarias. La moral sigue estando alta porque las personas saben que son apreciadas y consideradas como valiosas para la organización. Un beneficio aún mejor de un plan de desarrollo sistemático es que las personas se vuelven más productivas, lo que revierte en el crecimiento general de la organización y, finalmente, refuerza el resultado final.

¿Qué hace exitoso a un equipo?

¿Qué se entiende exactamente por la palabra “equipo”? Un equipo puede definirse como “un pequeño grupo de personas formadas que trabajan juntas para lograr una meta o propósito común”. Los equipos más efectivos son aquellos que consisten en no más de 20 personas. Si un equipo crece más que eso, se vuelve cada vez más difícil lograr que todos estén de acuerdo para trabajar hacia un propósito y meta común. Un equipo también está compuesto por personas cualificadas. Si piensas en un equipo deportivo, el ejemplo más obvio de trabajo en equipo, el entrenador se esfuerza por posicionar a los jugadores más hábiles en las posiciones apropiadas. Una persona cuyas habilidades son insuficientes para esa posición se mueve a una posición más adecuada o se elimina completamente del equipo.

Un equipo eficaz también trabaja en conjunto. La interdependencia entre los individuos es una característica clave de los equipos con éxito. Si un grupo de personas no necesita trabajar en estrecha colaboración y no dependen entre sí para completar una tarea o alcanzar una meta, entonces realmente no hay necesidad de formar un equipo. El éxito de un equipo está determinado en gran medida por la capacidad de los miembros del equipo para trabajar de manera interdependiente. Un distintivo clave de un equipo de alto rendimiento es que todos los miembros trabajan para lograr una meta o propósito común.

¿NECESITAS AYUDA?

Nos alegra que quieras contactarnos. Por favor, completa nuestro breve formulario y uno de los miembros de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

Nombre
Apellidos
Correo electrónico
Teléfono
Dirección
Ciudad
País
Código Postal
Mensaje

X
¿NECESITAS AYUDA?