Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

About Jonathan Burley

Depresión: caminando con esperanza

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que ataca la mente y el cuerpo al mismo tiempo, dejando a una persona fuera de control de su vida.

La depresión puede estar asociada con un desequilibrio químico en el cerebro o puede estar relacionada con experiencias negativas de vida que incluyen estrés o pérdida, medicamentos, otras enfermedades médicas y ciertos rasgos de personalidad y factores genéticos. Cualquiera que sea la causa, la depresión es real. Los síntomas de la depresión incluyen:

  • Estado anímico persistente de tristeza, ansiedad o vacío.
  • Sentimientos de desesperanza o pesimismo.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad o impotencia.
  • Pérdida de interés o placer en actividades ordinarias.
  • Disminución de la energía, sensación de fatiga.
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones.
  • Inquietud o irritabilidad
  • Incapacidad para dormir o dormir demasiado.
  • Cambios en el peso y en el apetito.
  • Dolores y molestias inexplicables.
  • Pensamientos de muerte o suicidio.

Para ayudar a un amigo o familiar que está deprimido:

  • Ofrece apoyo emocional y aliento.
  • Habla con tu amigo o familiar y escucha.
  • Nunca infravalores los sentimientos que expresa tu amigo o familiar.
  • Nunca ignores los comentarios sobre el suicidio.
  • Invita a su amigo o familiar a salir a pasear, salir y otras actividades.

Si estás deprimido, ten en cuenta estos consejos:

  • Participa en actividades livianas. Vete a ver a una película, un juego de pelota u otro evento o actividad que alguna vez hayas disfrutado. Participar en actividades religiosas, sociales u otras.
  • Establece metas realistas para ti mismo. Divide las tareas grandes en pequeñas, establece algunas prioridades y haz lo que puedas como puedas.
  • Trata de pasar tiempo con otras personas y confía en un amigo o familiar de confianza. No te aísles.
  • Espera que su estado de ánimo mejore gradualmente, no de inmediato. Se paciente.
  • Pospón decisiones importantes, como casarte o divorciarte o cambiar de trabajo, hasta que te sientas mejor.
  • Recuerda que el pensamiento positivo reemplazará los pensamientos negativos cuando tu depresión responda al tratamiento.

Revisa tu trabajo cada semana

Para mejorar la productividad en tu organización, solicita a los empleados que realicen una revisión semanal de su trabajo. Reserva 20 minutos al final de cada semana para:

  • Examinar cómo de exitosos fueron en el logro de sus metas durante la semana pasada.
  • Identificar pérdidas de tiempo clave y causas de retraso.
  • Hacer una lluvia de ideas para mejorar los procesos de rutina.
  • Ten en cuenta actividades para hacer un mejor uso del tiempo de inactividad.
  • Planea pasos de acción para implementar estas ideas la próxima semana.

Usa con cautela las contraseñas

Las transacciones electrónicas pueden ser aconsejables para ti, pero también son oportunidades convenientes para posibles ladrones. Estas personas pueden robar tu dinero e incluso tu “identidad” al acceder a información privada con tu contraseña. Al crear una contraseña electrónica, recuerda hacer lo siguiente:

  • Evita usar lo primero que se te ocurra. Las contraseñas como estas incluyen tu nombre, los nombres de tu cónyuge o hijos, tu apellido, el nombre de tu mascota o tu dirección postal.
  • Elige un nombre que no se encuentre en el diccionario. Algunos programas intentarán cada palabra en el diccionario para encontrar tu código. En lugar de una palabra normal, usa una combinación de números y letras mayúsculas y minúsculas.
  • Diseña un sistema para recordar contraseñas múltiples. Oculta recordatorios escritos en el hogar o en el trabajo, y nunca los publiques en notas en el monitor de tu ordenador.
  • Evita usar funciones de ordenador que te recuerden tu contraseña. Esta ayuda también puede ser utilizada por cualquier otra persona que use tu ordenador.
  • Cambia tu contraseña periódicamente. Puede ser una molestia, pero tendrías una aún mayor si alguien accediera a tu información.
  • Limita el número de personas que conocen tu contraseña. Cuantas menos personas lo sepan, menor será la posibilidad de que se pueda usar contra ti.
  • Configura un ordenador diferente para otros. Como mínimo, establezca una cuenta separada para trabajadores temporales u otros usuarios no autorizados que utilicen ordenadores de tu empresa.

Influye positivamente a tu equipo

Tu propia actitud para llevar a cabo un enfoque positivo de la disciplina determina la eficacia con la que puedes influir en los miembros de tu equipo de trabajo. Ten en cuenta estas características al interactuar con tu equipo de trabajo:

  • Tratar siempre a las personas con dignidad y respeto. Las duras críticas o los castigos crean una motivación de miedo de corta duración. Las personas que realizan cambios porque desean hacerlo tienen muchas más probabilidades de proporcionar su propia motivación interna y asumir la responsabilidad de realizar su trabajo.
  • Concéntrate en el comportamiento y toma medidas correctivas para ayudar al miembro del equipo a volver a la normalidad. Cuando alguien no ha seguido los procedimientos establecidos o no ha cumplido con las expectativas de productividad, evita criticar o castigar duramente a la persona. En su lugar, enfócate en el comportamiento e identifica la acción más apropiada para ayudarlos.

Repasar el buen cuidado dental

Mientras que algunos estudios indican que el enjuague bucal puede ser tan eficaz como el uso del hilo dental para reducir la placa entre los dientes, se recomienda cepillarse dos veces al día y limpiar los dientes con hilo dental o limpiadores interdentales una vez al día para eliminar la placa de todas las superficies dentales. La placa es responsable tanto de la caries dental como de la enfermedad de las encías.

Se recomienda lo siguiente para una buena higiene bucal:

  • Cepíllate los dientes dos veces al día con una pasta dental con flúor.
  • Límpiate diariamente entre los dientes con hilo dental o un limpiador interdental. Las bacterias causantes de la caries todavía permanecen entre los dientes donde las cerdas del cepillo dental no pueden alcanzar. El hilo dental elimina la placa y las partículas de comida de entre los dientes y debajo de la línea de las encías.
  • Lleva una dieta balanceada y limita el picoteo entre comidas.
  • Visita a tu dentista regularmente para limpiezas profesionales y exámenes orales.
  • Habla con tu dentista sobre qué tipos de productos de cuidado bucal serán más efectivos para ti
  • Reemplaza tu cepillo de dientes cada tres o cuatro meses, o antes si las cerdas se deshilachan. Un cepillo de dientes gastado no hará un buen trabajo de limpieza de los dientes. Los cepillos de dientes de los niños a menudo necesitan reemplazarse con más frecuencia que los adultos porque se desgastan antes.

Examina tu nivel de gestión del hogar

 

Llevar un hogar bien requiere inteligencia. Cualquiera que sea tu “Nivel de administración del hogar”, puedes aprender algunas técnicas simples para ahorrar tiempo y hacer que tu hogar funcione sin problemas. Responde el siguiente cuestionario para poner a prueba tus conocimientos sobre la gestión del tiempo en el hogar:

 

T F 1. Debes hacer compras en el supermercado los fines de semana cuando las cosas no son tan frenéticas.

 

T F 2. La hora de la cena es el mejor momento para reunirte con tu familia a diario.

 

T F 3. Hacer una lista de “cosas por hacer” para las tareas del fin de semana ayuda a acelerarlas.

 

T F 4. Publicar un calendario familiar puede ayudar a mantener al tanto a todos de los eventos sociales.

 

T F 5. La mayoría de las tareas de mantenimiento del hogar generalmente se pueden hacer cuando te acuerdas de realizarlas.

 

T F 6. La compra de ropa familiar se puede fijar en dos tandas anuales.

 

T F 7. “Hazlo tú mismo” es el nombre del juego para ahorrar tanto tiempo como dinero.

 

T F 8. Incluso los niños pequeños pueden aprender a empezar a recoger ellos sólos.

 

Respuestas:

 

Falso. Al comprar a principios de la semana durante las horas de descanso, puedes evitar las multitudes y las largas filas que se producen. Intenta ir de compras después de la cena, por ejemplo, cuando la multitud que va después del trabajo se haya ido. Una ventaja adicional es que un estómago lleno desalentará las compras impulsivas.

 

Falso. Dependiendo del horario de tu familia, la hora de la cena puede o no ser la misma para los miembros de tu familia. Si no puedes establecer una hora de cena que valga para todos, intenta juntarte en el desayuno. Solo asegúrate de comenzar lo suficientemente pronto como para tener tiempo para una conversación de calidad.

 

Verdadero. Al juntar una lista de recados y tareas con anticipación, puedes abordarlas con anticipación, dejando el resto de tu fin de semana para que puedas disfrutar sin culpa. Calcula cuánto tiempo llevará cada tarea y planea acabar con la mayor cantidad posible el sábado por la mañana.

 

Verdadero. Anota los cumpleaños, aniversarios, fiestas y eventos en los que participará tu familia cada mes y haz una lista de los regalos que deberás comprar y envolver para el mes. Esto te permite planificar con anticipación y hacer los arreglos necesarios con anticipación.

 

Falso. Para las tareas de mantenimiento regulares, crea una lista de verificación o un sistema de archivo de tarjetas que indique cada una de las tareas semanales, mensuales y anuales que deben realizarse. De lo contrario, es posible que te encuentres con una sorpresa desagradable cuando los accidentes o las reparaciones llamen a tu puerta.

 

Verdadero. Planea realizar la mayoría de las compras de ropa de Primavera-Verano de una tanda y otra de Otoño-Invierno. Esto no solo reducirá la cantidad de tiempo que pasas comprando, sino que también te permitirá coordinar mejor tu vestuario y ajustarte a un presupuesto.

 

Falso. Ya sea reparaciones o limpieza de la casa, a veces hacer el trabajo tú mismo no es el mejor acierto. Averigua cuánto costaría que otra persona hiciera el trabajo por ti, y compara esta tarifa con tu salario por hora. Decide si hacer estas tareas realmente vale la pena.

 

Verdadero. Puedes pegar imágenes en el exterior de las cajas de las cosas que hay en ellas, para que los más pequeños puedan comenzar a recogerlas. Sin embargo, ten en cuenta que tendrás que relajar tus estándares si esperas que tus hijos te ayuden con las tareas domésticas.

Determina tus prioridades y establece metas para tu éxito

Determinar las prioridades es un desafío constante. Para minimizar el estrés destructivo, un programa de metas de trabajo describe los criterios para identificar las prioridades. Los pasos de acción para lograr las metas de la organización definen qué parte del trabajo es tuyo y qué quedará a otras personas. Una de las formas más efectivas de elegir qué actividades realizarás será evaluar su coste. Determina el valor de una hora de tu tiempo en función de tu ingreso anual. Cuando sabes cuánto vale tu tiempo, tienes un mejor estándar para elegir los elementos de trabajo que realizarás personalmente y los que delegarás. De igual modo que no estarías dispuesto a pagar 100€ por una taza de café, no deberías gastar 100€de tiempo en una tarea de 5€. Compara el coste de tu tiempo con el valor de la actividad.

Otro enfoque para establecer prioridades es evaluar la contribución que cada actividad hará al logro de las metas organizacionales y personales. Concéntrate en las actividades que hacen importantes contribuciones para que tú y los miembros de tu equipo os acerquéis más a vuestras metas. Si queda tiempo, se puede invertir en actividades de menor prioridad.

Echa mano de los becarios de forma eficaz

Las prácticas pueden suponer una situación de win-win para todos los involucrados. Los estudiantes disfrutan del desafío y la oportunidad de obtener experiencia práctica en el “mundo real”, y las empresas obtienen la ayuda de empleados brillantes, competentes y de bajo coste. Al contratar un becario para tu empresa:

  • Anuncia el puesto en escuelas locales y ferias de empleo y en el periódico. Resalta las habilidades y la experiencia que los estudiantes obtendrán de los trabajos particulares que harán. Para atraer a un amplio grupo de solicitantes cualificados, evita limitar el trabajo a los estudiantes con cierta especialidad, clasificación o promedio de calificaciones.
  • Establece un salario y horario de trabajo razonable. La mayoría de los estudiantes querrán trabajar entre 8 y 12 horas a la semana debido a su carga de cursos. Los salarios por hora variarán según el trabajo y no deben aprovecharse de manera injusta para el estudiante.
  • Determina los trabajos o proyectos específicos que deseas que haga el becario. En general, estos trabajos deberán tener una línea de tiempo fluida que se ajuste al horario de clases del estudiante. Crea una lista clara de metas para el puesto que ayude a los dos a realizar un seguimiento del desempeño laboral.
  • Organiza para el becario la equipación y las necesidades de formación. Asegúrate de que tu nuevo empleado tenga un área de trabajo decente, así como un teléfono, ordenador y otros equipos necesarios. Ten a alguien disponible para formar y supervisar al becario según sea necesario.
  • Programa revisiones regulares de rendimiento. Planifica los horarios de las reuniones para que el becario exprese sus inquietudes y haga preguntas. Aprovecha este tiempo para ofrecer consejos, sugerir mejoras y elogiar el progreso. Puedes consultar tus notas de estas reuniones para redactar su evaluación final al final de las prácticas del becario.

Cuatro pasos sencillos para una mejor salud

  • Comer juntos en la mesa. La gente consume más cuando están en frente de la televisión. Y los alimentos consumidos sobre la marcha tienen generalmente mayores calorías.
  • Juega con los niños al menos 20 minutos al día. Monta en bici, salta a la comba, o juega al fútbol.
  • Céntrate en tus comidas favoritas. En lugar de dejar de comer tus favoritas, come menores porciones o cámbialas a versiones con menos grasa. Pueden ser igual de buenas.
  • Come sopa. La sopa te deja con la sensación de estar lleno con menos calorías.

Despejar el lío mental

¿Te gustaría hacer un ajuste de actitud con un alto rendimiento, una mente más clara y menos estrés?

Ya sea que estés abrumado por la actividad mental desenfocada, te hayas desviado de tus preocupaciones emocionales o simplemente desees mejorar tu rendimiento intelectual, los siguientes consejos te ayudarán a pensar, trabajar y sentirte mejor:

Planifica tiempo en el que preocuparte. Cuando captes tu mente vagando en la preocupación, pospón los pensamientos hasta más tarde. Programa un tiempo para pensar en esa preocupación. Anótalo si debes hacerlo con títulos como: “Qué hacer al respecto …” Organiza tus preocupaciones en aquellas que son reales y en las que tal vez nunca ocurran. Para aquellas que tal vez nunca ocurran, promete preocuparte por ellas solo cuando sucedan. Para disminuir la ansiedad durante el tiempo de espera, usa el antiguo principio de: “¿Qué es lo peor que me puede pasar?” “¿Sobreviviré?” “¿Cómo enfrentaré la situación?” Para preocupaciones reales, describe los pasos para prevenir la situación, corrige el problema, o minimiza el impacto. Luego, toma medidas para lograr una resolución.

Resuelve conflictos en curso con otros. Cuando te encuentras en conflicto con otra persona, tienes cuatro opciones: acomodarte (cediendo a la otra persona); comprometerte (renunciando a algunas de tus metas o deseos); dominar (insistiendo en tu camino, incluso si enojas a la otra persona); o resolver el problema (desarrollando nuevas alternativas para que ambos alcancéis vuestras metas y os sintáis bien con la situación). En ocasiones, cualquiera de estas acciones o reacciones es apropiada. Elige la mejor acción o reacción. Entonces deja ir la situación.

Niégate a comprometerte demasiado. Si estás tentado a asumir más de lo que puedes manejar de manera realista, hazte estas dos preguntas: “¿Esta actividad se ajusta a mis metas y valores?” Y “¿Por qué me piden que haga esta tarea? ¿Porque nadie más tiene la experiencia o porque nadie más dirá ‘sí’? “Si no te gustan las respuestas a estas preguntas, deja pasar la” oportunidad “.

Evita invitar a las interrupciones. Puedes invitar involuntariamente a las interrupciones que rompen tu concentración. Incluso una expresión facial divertida atraerá a la gente a tu escritorio para entablar una conversación. ¿Tienes “juguetes” y artilugios en tu escritorio a los que la gente se sienta obligada a tocar al pasar? ¿Mantienes varios proyectos a la vista en tu escritorio para que te sientas tentado de ir de uno a otro al azar? ¿Te paras a atender llamadas mientras intentas realizar un trabajo creativo? Contrariamente a lo que mucha gente dice, no puedes hacer dos cosas a la vez al igual que te concentras en una tarea hasta que se completa.

Crea un oasis mental para el trabajo creativo. Albert Einstein dijo una vez: “La imaginación es más importante que el conocimiento”. Sin embargo, no puedes escribir la próxima película de éxito, tu informe de progreso anual o una propuesta de un cliente de 10 millones de euros sin espacio para pensar. Para tus proyectos creativos, encuentra un entorno no rutinario. Vete a una cabaña o resort en las montañas, o alquila una habitación de hotel. Aún más cerca, los lugares menos exóticos lo harán: el patio de jardín trasero, la sala de conferencias al final del pasillo, la oficina de un amigo, el parque del vecindario o la biblioteca. La idea es ver diferentes escenarios para que las tareas rutinarias y el papeleo no puedan molestarte desde el rabillo del ojo.

 

Pasar del cerebro izquierdo al cerebro derecho. Las actividades del cerebro izquierdo incluyen tareas como la recopilación de datos, la lectura de información técnica y la redacción de informes. Las actividades del cerebro derecho incluyen crear elementos visuales para usar en una presentación, brindar feedback constructivo a un jefe y planificar una estrategia de marketing para ganarse a un posible cliente. La mayoría de nosotros preferimos un lado del cerebro o el otro. Lograr un equilibrio entre ambos tipos de actividades puede producir resultados creativos, emociones satisfactorias y mayor energía y motivación.

Piensa racionalmente. ¿Son razonables metas, el ritmo y el horario que te has fijado? ¿Son incluso posibles? Haz una evaluación precisa de lo que puedes hacer y pospón el resto. Mantener los deberes incompletos frente a ti se asegurará que nunca sientas la satisfacción de los logros y siempre sientas la frustración de sentirte abrumado.

Deshacerse de las distracciones emocionales, irracionales e incluso legítimas te ayudará a sortear obstáculos mentales para lograr la máxima productividad.

 

 

¿NECESITAS AYUDA?

Nos alegra que quieras contactarnos. Por favor, completa nuestro breve formulario y uno de los miembros de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo.

Nombre
Apellidos
Correo electrónico
Teléfono
Dirección
Ciudad
País
Código Postal
Mensaje

X
¿NECESITAS AYUDA?