Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

3 noviembre, 2015

Cambia la forma en la que utilizas tu tiempo

Mediante la planificación de cada hora del día, resuelves no sólo los problemas del día sino también los problemas de la vida. Te mereces disfrutar de la vida, y lo puedes hacer cuando organizas tu tiempo y tomas las acciones apropiadas para ser más productivo.

Una de las mejores maneras de proteger tu tiempo es evitar ladrones de tiempo. Después de todo, se necesita menos tiempo para prevenir las pérdidas de tiempo que liberarte de las situaciones de crisis que se producen inevitablemente. Es literalmente cierto que unos pocos segundos transcurridos en el hacer de un hábito rutinario se recuperan más adelante con el ahorro de muchos minutos u horas.

Haz una rutina de estas medidas preventivas:

 

  • Mantén tu área de trabajo limpia y bien ordenada. Un escritorio lleno de correspondencia, de archivos de proyectos a largo plazo, montones de revistas especializadas apiladas, y una gama diversa de recuerdos sentimentales es abrumador. Puede llegar a ser difícil que te disciplines para hacer frente a todo esa “lista” de tareas pendientes.
  • Poner sólo los materiales necesarios para llevar a cabo tu trabajo, o los documentos necesarios para una reunión en tu maletín. Un vendedor cuyo maletín está lleno de documentos innecesarios para esa reunión (facturas, cartas.. etc), se arriesga a perder el interés del prospecto mientras rebusca la documentación necesaria entre el desorden. Un retraso de tan sólo 30 segundos puede causar una pérdida de muchos euros.
  • Asume la responsabilidad para mantener tus objetos en su lugar apropiado. Dejar las cosas tiradas en cualquier sitio una vez has terminado de usarlas conlleva a un ahorro de tiempo falso. Colocando las cosas en el lugar que corresponde lleva sólo un momento, pero te ahorrará tiempo más tarde. Este principio funciona en casa, en la oficina, en el coche, o en cualquier lugar donde la gente vive o trabaja.
  • Di “No” a las actividades que no te benefician. Uno de los ladrones de tiempo más extendido es el relacionado con el sobrecargarse de compromisos. Es fácil de ponerse demasiados compromisos para actividades que contribuyen poco a la consecución de tus metas importantes. Cuando tienes una idea clara de cómo invertir tu tiempo, rechazas más fácilmente las tareas que no son rentables.
  • Escucha con atención a los demás. Te sorprenderás de lo mucho que se puede aprender de las palabras, el tono de voz y lenguaje corporal. Aprende a concentrarte, a hacer preguntas pertinentes, y a pensar en lo que oyes. La escucha activa es vital entre los compañeros de trabajo, amigos y familia.
  • Escribe las citas e información importante. Si llenas tu cerebro con información como citas, números de teléfono etc., desvías el poder de concentración. Usa tu planificador para registrar la información importante.
Productividad personal y ventas, Sin categoría