14 agosto, 2018

Como afrontar tus temores

Naciste para liderar, pero en el proceso de adaptarte a las complejidades del mundo, a veces estás tan ocupado con la satisfacción de las necesidades básicas que puedes dedicarle poco pensamiento, tiempo o atención a la autorrealización y al desarrollo del liderazgo personal. Los hábitos desarrollados en este contexto se vuelven desmotivadores. El desmotivador más común es el miedo.

Vencer tus miedos

Si tus necesidades no están siendo satisfechas, o si crees que pueden no estar satisfechas, el miedo se hace cargo y borra la creatividad. Reaccionas a la percepción de una situación, en lugar de a la situación real.

El miedo es un mecanismo natural y constructivo que exige liderazgo personal. Cualquier amenaza física o psicológica crea un sistema que se llama “miedo”. Cuando se activa la alarma, tu cuerpo sufre un cambio instantáneo. El miedo despierta la mente y el cuerpo para que tu cuerpo esté preparado y listo para actuar. El miedo es una fuerza natural y constructiva en la autopreservación. El coraje es una respuesta al miedo. También lo es la precaución, la agresión o la retirada. Aunque el miedo es una forma positiva y constructiva de enfrentar las amenazas a los peligros físicos y psicológicos, puede convertirse en algo desmotivante.

El miedo es agotador. La adrenalina, la tensión muscular y la energía mental concentrada necesaria para superar el miedo y actuar son exigentes. Puedes perder tu sentido de la dirección de la meta porque tus recursos mentales y físicos deben ser desviados para enfrentar el miedo mismo. Si te impide ser tú mismo durante largos períodos de tiempo, el miedo es destructivo.

El miedo puede convertirse en una respuesta condicionada. El miedo es negativo cuando se convierte en una respuesta condicionada no relacionada con una amenaza real. Si experimentas miedo basado únicamente en lo que otras personas podrían decir, pensar o hacer, tus miedos se crearán artificialmente y serán destructivos. Aunque en realidad no tienen ninguna base, esos temores causan ansiedad, desconfianza, preocupación o incluso pánico.

El miedo puede generalizarse. El miedo se convierte en un desmotivador mortal cuando se convierte en un método general de respuesta a la vida independientemente de si existe una amenaza en el entorno. Absorbe tu fuerza y ​​tu potencial de crecimiento se descuida. El miedo, cuando se vuelve habitual, se supera de la misma manera que otros hábitos. Aprende a reconocerlo, encuentra una respuesta más satisfactoria y reemplaza el miedo por sustitución.

 

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable LMI .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.