Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

14 noviembre, 2018

Delegación Efectiva: mejorando el rendimiento de tu equipo de trabajo

Una de las responsabilidades más importantes de un líder es hacer el trabajo a través de otras personas, y la técnica más efectiva para lograr este propósito es la delegación. La delegación efectiva es el acto de otorgarle a otra persona la responsabilidad y la autoridad para llevar a cabo una tarea o para representarte a ti o a su organización en un rol específico. Además de compartir responsabilidades, la delegación implica comunicación y entrenamiento. Cuando el trabajo en equipo está en su mejor momento, se produce una delegación efectiva. La práctica del arte de la delegación efectiva es una herramienta vital en tu desarrollo como líder y gerente debido a estos beneficios clave:

  1. Mejora la gestión de tu tiempo personal, aprovechando tu energía e ideas.
  2. Proporciona oportunidades de motivación y desarrollo para otros en tu equipo.
  3. Maximiza los intereses, las fortalezas y la contribución de los demás y aumenta la productividad del equipo.
  4. Haz uso de una herramienta de entrenamiento valiosa pero fácilmente ignorada: ¡Delegación!

La definición de delegación se puede ampliar para incluir el compartir responsabilidades con miembros del equipo, otros gerentes o cualquier persona con quien la división de responsabilidades sea apropiada y lógica. Los conceptos utilizados para la delegación tradicional se aplican con algunas modificaciones al compartir la responsabilidad. Por ejemplo, algunas tareas dentro de tu carga de trabajo pueden ser mejor realizadas por homólogos tuyos. Ciertos individuos pueden tener habilidades o conocimientos especiales, información o relaciones que los hacen más efectivos para completar el trabajo. Teniendo en cuenta la meta general y estar dispuesto a compartir la responsabilidad, así como el mérito, aumentas tu éxito como gerente.

La delegación efectiva multiplica tus esfuerzos muchas veces al usar el tiempo, el conocimiento, la experiencia y el poder creativo de otras personas. La delegación efectiva te libera para planificar, solucionar problemas y hacer los seguimientos necesarios para construir una organización más productiva.

Niveles de delegación

Elige con cuidado a los miembros del equipo a los que delegues tareas específicas, especialmente aquellos a los que te gustaría entrenar para el nivel más alto de delegación. Explica tus motivos para delegar un trabajo, obtén un compromiso claro de la persona que va a realizar la tarea y proporciona la formación e instrucción adecuadas. Evalúa el tiempo requerido para realizar la tarea y ajusta los horarios de trabajo o la carga de trabajo según sea necesario.

Para trabajos técnicos y no técnicos por igual, es posible que debas inspeccionar los resultados cuidadosamente al principio. Tu participación al principio ayuda a que la persona tenga éxito y comunica la importancia de la tarea que le estás pidiendo que asuma. A medida que el trabajador aprende la tarea y la realiza bien, reduce adecuadamente tu participación. Dale a la persona la libertad de hacer suyo el trabajo. Verifica los resultados solo a intervalos establecidos, y eventualmente pide que se te informe solo cuando surge un problema.

Supervisa regularmente las responsabilidades que has delegado y mide el progreso de los miembros individuales del equipo para mantenerlos en el buen camino, mantenerse en contacto y evitar el desperdicio de tiempo y esfuerzo. Para aprovechar los beneficios de la delegación y también evitar los escollos, define los siguientes grados de libertad según la situación: 1) Actúa e informa de forma rutinaria. 2) Actuar e informar inmediatamente. 3) Busca la aprobación, luego actúa. 4) Espera hasta que te lo digan.

Los niveles de delegación requieren diferentes tipos de apoyo. En el nivel cuatro, proporcionar dirección a los empleados. En el nivel tres, apoyo con entrenamiento. En el nivel dos, dar formación. En el nivel uno, empodérate con la responsabilidad y autoridad para completar el trabajo de forma independiente.

Para aumentar los resultados de tu equipo, establece una meta para mover la mayor cantidad posible de personas al nivel más alto de delegación. La delegación desafía a las personas más prometedoras y capaces de tu equipo para desarrollar su potencial y usar más de sus habilidades. Cuando lo hacen, tú y la organización sois beneficiarios directos de su crecimiento.

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable LMI .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.