Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

2 noviembre, 2015

FIJA TUS METAS EN TODAS LAS AREAS DE LA VIDA

Las personas de éxito fijan metas, y se aseguran que se realizan todas las acciones y actividades que contribuyen a la consecución de sus metas. Ellos pasan a la acción de una manera lógica, razonable y organizada para lograr los resultados que han identificado como importantes para ellos. Las personas de éxito aumentan su productividad mediante el control de sus prioridades.

 

FIJANDO PRIORIDADES EN TODA LAS ÁREAS DE LA VIDA

 

Tú eres un individuo complejo y único. Parte de tu complejidad se deriva del hecho de que tienes muchos roles en la vida y posees numerosas necesidades y deseos que salen de tu potencial único.

 

Tus necesidades y deseos se cumplen mejor mediante el uso de tu potencial para ser tan productivo como sea posible en tus actividades personales. Serás más productivo durante un período de tiempo más largo y encontrarás una mayor satisfacción en tus metas al establecer prioridades en las seis áreas de la vida: La Financiera y de Carrera, La de Física y Salud, La de Familia y Hogar, La Mental y Educativa, La Espiritual y Ética, y La Social y Cultural.

 

Mejora tu productividad y tú disfrute de la vida al mantener todas las áreas de tu vida personal y profesional en la perspectiva adecuada y mediante el establecimiento de prioridades en cada una de ellas:

 

  • Financiera y Carrera. Ejerce con el mismo cuidado y vigilancia sobre tus asuntos financieros personales como lo haces a nivel profesional. Considera el efecto de las finanzas en tus metas profesionales y prioridades.
  • Física y Salud. La gente exitosa se cuida físicamente; saben que un cuerpo sano es compatible con una mente activa y creativa, y convierte el estrés en una fuerza motivadora para el logro. Establece una alta prioridad en comer alimentos nutritivos, hacer ejercicio y descansar lo suficiente para ser lo más productivo posible.
  • Familia y Hogar. Haz que tu vida familiar sea más gratificante dándoles una parte de la energía debido a una mejor organización en el trabajo. El tiempo que pases con ellos que sea de calidad para mantener buenas relaciones con todos los miembros de tu familia. Muéstrales el mismo cuidado que tienes hacia los miembros de tu equipo en el trabajo.
  • Mental y Educativa. Continúa creciendo tanto en conocimiento de tu campo profesional como en conocimiento del mundo en general. Lee algo cada día que te estimule a pensar en ideas importantes.
  • Espiritual and Ética. Intenta convertirte en el tipo de persona que quieres ser y tener los valores que deseas mostrar en tu vida. Devuelve a los demás algunas de las recompensas y bendiciones que la vida te ha dado. Encuentra alguna causa mayor y apóyala con tu tiempo, dinero e influencia.
  • Social y Cultural. Tus relaciones con las personas hacen que la vida valga la pena. Desarrolla un amplio círculo de amigos con intereses mutuos. Recuerda que las personas más exitosas saben cómo llevarse bien con los demás. Además, enriquecen sus propias vidas y las vidas de otros, participando en actividades culturales.

Tu potencial nato te da el derecho y la responsabilidad de elegir las metas y establecer prioridades en todas las áreas de nuestra vida. Nadie mejor que tú sabe que metas son las más adecuadas para ti, y nadie más debe dictar tus prioridades.

La influencia de tus acciones en otras personas se debe, por supuesto, de considerar cuando fijas metas. Pero sólo tú eres personalmente responsable de tu vida y de lo que haces con ella. Pierdes control sobre lo que te sucede si permites que otros tomen decisiones por ti.

Comprométete contigo mismo ahora y a futuro para tomar las riendas de tu vida y de establecer prioridades que enriquecerán tu vida y las vidas de quienes te rodean.

Establecer prioridades ahorra tiempo, problemas y esfuerzo. La vida es un constante proceso de toma de decisiones. En el curso de seleccionar y escoger entre las opciones, puede que tengas que elegir entre varias alternativas positivas. A veces, puedes estar obligado a elegir entre dos circunstancias, de las cuales ninguna de las dos son las que realmente deseas.

En otras ocasiones, una opción puede implicar el fijar un calendario o la asignación de una parte razonable de tu tiempo para cada uno de las varias metas. En otras palabras, las prioridades implican más que simplemente “hacer primero lo primero.” Te puedes encontrar en algunas situaciones que es imposible tomar la acción más importante en primer lugar, porque los pasos intermedios deben llevarse a cabo antes de que las metas más importantes puedan convertirse en realidad.

Es posible, por ejemplo, que aspires a una cierta posición en su organización actual. Antes de que puedas alcanzar esa meta, es necesario adquirir ciertas habilidades, conocimientos y experiencia. Estos pasos menores deben asumir una alta prioridad que conduce a tu meta final.

A veces simplemente no hay una elección fácil. Pero la identificación de metas y el establecimiento de prioridades te permiten hacer la mejor elección posible en cada situación. Una lista de las prioridades bien pensada te ayuda a superar los conflictos con antelación. Las prioridades te dan un sentido de dirección cuando es el momento de decidir hacía dónde quieres ir. Cuando surge una situación de toma de decisiones, ya sabes más rápidamente y con mayor claridad la decisión que debes tomar porque tú ya sabes cuál de las alternativas tiene la más alta prioridad.

Otro principio importante aplicable a las prioridades es que deben reflejar tus metas. Nunca establezcas prioridades para reflejar lo que crees que los demás quieren ver. Las prioridades deben ser tus prioridades; de lo contrario, no van a ser “prioridades” en absoluto.

Al fijar metas y establecer prioridades, maximizas tus fortalezas y sacas lo mejor que hay en ti. Evita y no permitas lo que otros piensen o hagan para influenciarte inapropiadamente. Comparar tus metas con las de los demás es, después de todo, irrelevante. El contar tus metas públicamente no dicen nada sobre su valor. Lo que otros piensan acerca de tus metas no cuenta. La verdadera pregunta es si tú has logrado lo que quieres lograr – si se ha utilizado una parte importante de todo el potencial que hay dentro de ti.

El logro de muchas de tus metas personales, dependen de tu éxito en el logro de metas difíciles en tu vida profesional. Conseguir muchas de tus metas personales requiere dinero, y el éxito en tu carrera profesional te permitirá ganar ese dinero.

La satisfacción de tus necesidades personales, en muchos casos, tiene una relación directa con la excelencia en tu trabajo. Como pasas una gran parte de esas horas en tu trabajo más que en cualquier otra actividad, es natural esperar satisfacer muchas de tus necesidades básicas en ese entorno. Tus necesidades personales y tus metas profesionales están relacionadas inseparablemente.

A pesar de que algunas de tus metas profesionales implican tu actividad personal y productividad, muchas de ellas serán metas en general del equipo de la organización – metas que tienen sentido para ti y para toda la organización. Para disfrutar de la deseada sensación de logro en tu trabajo, debes identificar maneras de contribuir a las metas de tu organización, que también cumplen con tu necesidad de logro y éxito.

Una vez que se determinan las prioridades, serás capaz de imaginar los resultados deseados tan vívidamente que sabrás lo que se siente cuando se alcanzan. Si eres capaz de tener imágenes tan claras, el resultado sería comparable a la imagen obtenida con una cámara o con un telescopio que está enfocado con precisión.

Cuando tienes una imagen mental tan clara de los resultados que tú deseas, te mueves con confianza hacia ellos.

Como resultado, disfrutas de los beneficios de una vida equilibrada y productiva.

Bocados de liderazgo, Sin categoría