7 abril, 2021

HAZ QUE EL ESTRÉS TRABAJE PARA TI, EL LIDERAZGO PUEDE SER ESTRESANTE.

Pero los líderes eficaces utilizan el estrés como una fuerza constructiva en lugar de permitir que se convierta en destructiva. El estrés ocurre cuando las condiciones producen conciencia de que se requiere alguna acción para satisfacer una necesidad, resolver un problema o prevenir algún resultado indeseable.

Sin estrés constructivo, la motivación estaría en un nivel extremadamente bajo y se lograría muy poco. Adopte la actitud de que el estrés es un desafío para su creatividad, una buena oportunidad para desempeñarse bien.

El estrés constructivo inspira a las personas a actuar, a lograr y a utilizar más de su potencial para el éxito. El estrés se vuelve destructivo cuando no se puede hacer frente a la presión para actuar, o cuando uno cree que no se puede hacer frente. Si la necesidad percibida de actuar requiere más tiempo, más dinero, mayor habilidad o productividad de lo que el individuo puede proporcionar, la fuerza del estrés se vuelve negativa. El resultado es un daño físico o psicológico, o ambos. El estrés activa las emociones primitivas y aumenta las funciones corporales para hacer frente a una amenaza. Si sigue una actividad física intensa, el cuerpo vuelve a la normalidad tan pronto como se ha satisfecho la necesidad y no existe más amenaza. Pero si la amenaza percibida no es eliminada por estas actividades, el cuerpo continúa preparándose para enfrentar una amenaza adicional hasta que se alcanza un punto de agotamiento físico. Todo tipo de daños físicos y dolencias ocurren como consecuencia de un estado continuo de estrés. Incluso más dañinos que el costo físico del estrés son los efectos psicológicos. El estrés continuo que no puede satisfacerse con un nivel razonable de actividad acorta los ánimos y debilita los nervios. Destruye la emoción y la motivación del logro porque ningún logro parece lo suficientemente bueno. La insatisfacción resultante con la productividad personal provoca una ruptura en las relaciones con las personas en el trabajo y en el hogar. El estrés indebido obstaculiza la eficacia de la toma de decisiones, disminuye la productividad personal y bloquea la creatividad. Minimizar el estrés destructivo requiere planificar con anticipación y establecer prioridades. Un sistema para manejar cada parte del trabajo reduce la cantidad de decisiones que deben tomarse día a día, transforma muchos problemas en procedimientos automáticos y asegura que haya un miembro del equipo apropiado para manejar la mayoría de las situaciones que surgen.

estres 1

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LMI.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.