13 noviembre, 2020

INTERACTUAR EFECTIVAMENTE CON OTROS

El conocimiento sobre los estilos de comportamiento básicos ayuda a comprender mejor a los empleados e implementar el enfoque que motiva a cada uno de ellos de manera más eficaz. Las personalidades se pueden clasificar de acuerdo con cuatro estilos básicos a observar en el comportamiento de la mayoría de las personas. Conocer estos estilos, ayudan a elegir el enfoque para motivar a los miembros de su equipo. Considere estos cuatro estilos básicos al interactuar con la gente:

Empleados orientados a la acción:

Las personas orientadas a la acción saben lo que quieren, y el enfoque parece implicar una actitud de “hagámoslo ahora mismo y hagámoslo a mi manera”. Los individuos orientados a la acción se concentran principalmente en la tarea que tienen entre manos, más que en las personas. Como resultado, a menudo se los percibe como poco comunicativos, distantes, independientes y competitivos. Las personas orientadas a la acción están tan ocupadas “haciendo las cosas” que tienden a descuidar la construcción de relaciones cercanas. Las personas orientadas a la acción parecen trabajar con otros solo cuando es necesario hacerlo para lograr sus objetivos.

Cuando tiene un miembro del equipo que está orientado a la acción, la comunicación debe dirigirse a la tarea en cuestión. Si hay un problema y necesita información, haga preguntas que apunten a la tarea en sí, cómo se puede hacer mejor y qué acciones se pueden tomar para obtener el resultado deseado. Escuche atentamente  las respuestas que reciba de alguien que esté orientado a la acción. Obtendrá los hechos básicos, pero esos hechos llegarán al meollo del problema. Esté dispuesto a aceptar la información ofrecida aunque parezca carente de tacto y preocupación por los sentimientos de los demás.

Empleados orientados a las relaciones:

En el extremo opuesto de aquellos que están orientados a la acción se encuentran las personas orientadas a las relaciones. Al establecer una alta prioridad en el comportamiento cooperativo, las relaciones cercanas y las amistades, brindan frescura y calidez a cualquier situación. Interpretan el mundo de forma personal; tienden a involucrarse en los sentimientos de los demás y en las relaciones entre las personas. Aunque el poder sobre los demás no motiva la orientación hacia las relaciones, ser aceptado por los demás es de vital importancia para ellos. A las personas orientadas a las relaciones les gusta hacer las cosas a través de otros; dependen de la comprensión y el respeto mutuo en lugar de la autoridad, la fuerza o las amenazas para lograr la cooperación. La gestión de personas orientadas a las relaciones puede ser agradable incluso cuando es improductivo. Sea consciente de la necesidad de preocuparse por las opiniones y necesidades de los trabajadores con este estilo. Dar instrucciones y buscar cooperación apelando a sus preocupaciones personales actuales. Cuando se toma el tiempo de ser cuidadoso y discreto, puede contar con el compromiso y la lealtad de estos miembros del equipo.

Empleados orientados a la intuición:

Las personas orientadas a la intuición a veces se denominan impredecibles; parecen comunicativos, accesibles, cálidos y competitivos. Quieren a otros como amigos, pero les gustan más como seguidores y partidarios. Al valorar el poder y la política, los individuos orientados a la intuición están motivados para ganar reconocimiento personal y conseguir apoyo para sus propias causas. Sin embargo, las personas orientadas a la intuición cambian el curso de acción fácilmente y, a menudo, no se preocupan por los detalles de quién, por qué, qué y cómo. A veces son indisciplinados en el uso del tiempo. La parte más difícil de liderar personas orientadas a la intuición es saber qué esperar de ellas. Tienen gran energía, iniciativa y deseos de ser productivos. Cuando se comunique con ellos, pregúnteles sus opiniones y luego guíelos a relacionar esas opiniones con los hechos antes de que tomen medidas. Puedes entrenarlos para que sean un poco más prácticos y lógicos sin perder la ventaja de su creatividad.

Empleados orientados al pensamiento:

Las personas orientadas al pensamiento viven la vida de acuerdo con hechos y principios. Muestran una preocupación mínima por las relaciones y se centran en organizar y hacer las cosas. Quienes usan este estilo a menudo se consideran fríos, distantes e indiferentes. Son cautelosos a la hora de mostrar calidez personal. A veces parecen más preocupados por hacer las cosas que por la participación personal o la consideración por los sentimientos. Cuando sea responsable de proporcionar liderazgo a personas orientadas al pensamiento, hay que darles tiempo para pensar en la tarea que tienen entre manos. Darles buenas razones sobre las órdenes e instrucciones. Tenga especial cuidado de proporcionarles un sistema de seguimiento personal para que puedan saber en todo momento cómo se mide su desempeño con respecto a las metas o estándares.

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LMI.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.