23 marzo, 2021

LOGRAR UN MAYOR NIVEL DE ÉXITO

Los líderes muestran un entusiasmo contagioso por la vida, una preocupación genuina por los demás, una mayor claridad de propósito y un compromiso firme con el logro de metas predeterminadas y valiosas. La fuerza magnética del liderazgo efectivo es una herramienta que se basa en la capacidad de despertar en los seguidores el deseo de ser como el líder, o al menos de poseer algunas de las admirables cualidades y rasgos de personalidad que se ven en el líder.

Los líderes efectivos sacan lo mejor de los miembros de su equipo. Para hacerlo, emplean rasgos de liderazgo que se pueden dividir en tres áreas principales: actitudes, comportamientos y habilidades sociales.

Actitudes positivas

  • Dirección de metas. Los líderes motivacionales efectivos definen claramente las metas que quieren alcanzar, las visualizan vívidamente y trabajan para alcanzarlas con intensidad de propósito.
  • Automotivación. Sin sentirse obligados a esperar a que alguien más les diga qué hacer, los líderes eficaces dependen de sus propias decisiones y acciones. La automotivación impulsa a los líderes eficaces a emprender acciones productivas y con un propósito.
  • Perspicacia y juicio. Los líderes decididos y eficaces aplican su inteligencia general y su sentido a la tarea de aprender qué funciona y qué no funciona. Este rasgo, practicado de manera eficiente, permite a los líderes avanzar sin perder tiempo antes de tomar una decisión o actuar.
  • Competencia y acción. Los líderes efectivos se enfrentan a los problemas y hacen algo al respecto. Ellos a menudo se encuentran en situaciones nuevas o desconocidas sin pautas a seguir o establecidos patrones para dar dirección. Se ven obligados a idear nuevos caminos creativos hacia su meta, nuevos métodos para lograr su propósito y nuevas ideas para lograr el éxito. Los líderes saben que algunas ideas y acciones resultarán inviables. Los líderes efectivos se recuperan de los contratiempos temporales, se arriesgan e intentan la siguiente idea creativa para lograr la meta y perseverar hasta que el problema está resuelto. Los buenos líderes normalmente piensan en términos de metas organizacionales generales, no solo a lo largo de líneas departamentales. Este enfoque de “visión global” promueve las buenas relaciones entre los miembros del equipo.

HACIA EL EXITO

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LMI.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.