Suscríbete a nuestra newsletter

“INSTITUTO DE ALTO RENDIMIENTO PROFESIONAL Y PERSONAL”

20 marzo, 2018

Maneja tu actitud y tu día

¿Por qué algunos días parecen fluir maravillosamente, mientras que otros son una lucha total para sobrevivir? Más a menudo que otros, un gran día no sucede por casualidad, sino al tomar decisiones simples que fomentan un estado de ánimo positivo. Las siguientes cosas son algunas que puedes hacer para mejorar tu estado de ánimo y tu día:

Relaja tu rutina matinal. Cuando te levantas tarde, comienzas tu día estresado desde el principio. Ponte el despertador fuera de tu alcance para evitar la tentación de golpear el botón de repetición. Haz todas las tareas que puedas la noche anterior, así tendrás un poco de tiempo por la mañana para hacer algo con lo que disfrutes, tal como llevar al perro a dar un paseo, beber té mientras lees el periódico, o disfrutar de una ducha larga y caliente.

Mantén una actitud de “no te preocupes”. Encuentras obstáculos, irritaciones y decepciones todos los días; es según respondas a éstos que puede que tengas un buen o mal día. En lugar de enfocarte en tu frustración, piensa en cómo  manejaste reveses similares en el pasado. Hacer algo al respecto en lugar de asumir el estar condenado a tener un mal día.

Acomete tu carga de trabajo de manera decisiva. Deja a un lado todas las pequeñas tareas que abarrotan tu bandeja de entrada y comienza por los proyectos más grandes, más importantes. Al avanzar en ellos primero, te sentirás más motivado según estés trabajando. Concéntrate en las tareas importantes mientras te ocupas de las urgentes entre tanto. Deja los trabajos de baja prioridad para los huecos de tiempo de inactividad entre tareas importantes.

Métete de lleno. Afronta las tareas que temes como el papeleo rutinario o la introducción de datos en lugar de posponerlos. Sumérgete en la tarea centrándote en ejecutar cada parte de ella lo más precisamente posible. Para hacer la tarea más placentera, cree un ambiente que facilite la concentración.

Termina tu día de un modo correcto. Hacer algo para crear un refugio al final de tu ocupado día. Disfruta sin prisas de una conversación con un ser querido, pasa tiempo en un pasatiempo, o pruebe una nueva receta para la cena. Pasa tiempo tranquilamente reflexionando sobre el día, sobre sus sueños y objetivos, y acerca de lo que estás agradecido. ¿Qué aprendiste hoy que puedes utilizar para hacer que el mañana sea aún mejor día? Acuéstate lo suficientemente temprano como para despertarte descansado y listo para enfrentar un nuevo día.

 

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable LMI .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.