1 junio, 2021

¿PATO O ÁGUILA? Por Alfonso Rafael González

Como CEO, o como empresario, o director general, te has preguntado alguna vez ¿qué parte de responsabilidad en la consecución del éxito o fracaso de los resultados económicos de la empresa, tienen tus mandos intermedios y el resto del personal?.

Ya sé que la culpa del fracaso es siempre del líder y el éxito de los demás, super motivados, hiperactivos y más y más. No quiero ser políticamente correcto. Hay que hablar con claridad.

Los buenos profesionales se descubren, cambian por sí solos, siempre están cambiando a mejor. Si quieres tener buenas personas, buenos profesionales, tendrás que encontrarlos. Si quieres tener personas motivadas tendrás que buscarlas. No pierdas el tiempo.

Es irrelevante lo que hagas o el esfuerzo que suponga intentar que todos tus mandos intermedios y personales estén motivados con convicción interna, si realmente no son personas que se puedan motivar.

Motivar no es dar un seminario con música, videos, ejercicios corales, y trabajo en equipo, donde todos salen emocionados y con buenas intenciones. A las dos semanas todo seguirá igual.

La razón por la que algunos miembros de tus equipos no remontan el vuelo como águilas es porque son patos.

Parafraseando a John C. Maxwell, “no envíes los patos a la escuela de águilas”, esta es la primera regla.

La segunda es que sepas que los patos tienen las habilidades de patos, y son válidos para ejecutar a éxito esas habilidades. Las águilas son águilas, y su desempeño es superior porque sus habilidades son superiores.

Tanto un pato como un águila pueden mejorar notablemente, pero nunca un pato será águila, pero cuidado que un águila puede terminar siendo un pato.

Toda persona es importante, es un valor único, que puede mejorar, pero si inviertes ingentes recursos en las personas equivocadas, no te confundas, no conseguirás nada de lo que pretendes.

Ten en cuenta:

  1. Los patos no desean ser águilas. Tienen excelentes habilidades.
  2. Las águilas no quieren estar con patos, ni en granjas, ni en estanques. Quieren libertad y volar alto. Además dado el enorme potencial que tienen son muy impacientes, y casi intolerables, con aquellos que no son como ellos.
  3. Si mezclas a los patos con las águilas, y crees que vas a conseguir “algo”, el problema eres tú. Te frustrarás tú mismo y frustrarás a tu equipo.

Yo lo he sufrido, es doloroso, todavía aún más tomar las decisiones adecuadas a sabiendas que muchos no te comprenderán. Si realmente eres líder, sabrás que lo natural es recibir patadas por detrás y tú no tener a nadie delante a quien devolverla. El ejercicio del liderazgo también requiere además de humildad mucha generosidad, pero nunca falta de decisión o, miedo a adoptar decisiones incomodas. Tu misión es ayudar a que tus patos sean los mejores patos, las palomas mejores palomas,…y las águilas mejores águilas.

Como líder realiza la transición a ser “líder de líderes” en vez de “líder de seguidores”. Tu empresa saldrá beneficiada.

PATO

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LMI.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.