19 septiembre, 2018

Tomando acción con los problemas

Cuando surge un problema, los pasos preliminares conducen a una decisión sobre la implementación de una posible solución. La resolución de problemas puede implicar un elemento relativamente insignificante, o puede tratarse de un problema grave con la posibilidad de un impacto importante en toda la organización. Mientras más grande y más importante sea el problema, más tiempo y detalle llevarán en cada paso del proceso de resolución de problemas. Para problemas menores, varios de los pasos se pueden lograr mentalmente en solo unos pocos segundos.

Pero el proceso siempre incluye estos pasos:

Define el problema. Tómate el tiempo para descubrir la naturaleza del problema real cuando algo está obviamente mal. Define el problema claramente en términos de uno o más metas organizacionales o personales.

Enumera los criterios para seleccionar una solución. Establece pautas para evaluar posibles soluciones y tomar una decisión al referirse a objetivos y prioridades organizacionales específicos. Los criterios pueden incluir el impacto en la calidad del producto, los límites de costes, los cambios de personal, la asignación de tiempo del líder y una fecha objetivo para elegir una solución para implementar.

Recopila información. Teniendo en cuenta el tiempo y los gastos, identifica el tipo particular de información que se debe reunir y establece un plazo para recopilarla. Hacer preguntas abiertas y escuchar con atención son generalmente buenas técnicas para reunir información. Pregunta a otros cómo resolverían el problema y por qué tomarían ese enfoque.

Desarrollar posibles soluciones. Examina todos los datos recopilados y registra todas las soluciones posibles sugeridas por los datos. Haz una lista de todas las posibles soluciones que el equipo o tú podáis generar mediante una lluvia de ideas. El proceso de intercambio de ideas es más efectivo cuando estás completamente desinhibido y libre de cualquier análisis crítico.

Analiza posibles soluciones. Permite tiempo para que las ideas “se incuben”. Trabaja en otros problemas y vuelve al original con una nueva perspectiva. Cuando aceptas supuestos tradicionales sobre lo que se puede hacer, limitas la capacidad de encontrar soluciones creativas. Altera las suposiciones sobre lo que se puede lograr y abre tu mente a nuevas posibilidades para resolver problemas específicos.

Toma la decisión. Cuando te hayas reunido y considerado toda la información posible, asume la responsabilidad de tomar una decisión o que los principales miembros del equipo elijan la mejor solución posible.

Implementa la solución y el seguimiento. Dado que el proceso es la resolución de problemas en lugar de solo la toma de decisiones, se debe desarrollar un plan de implementación para llevar a cabo el trabajo hasta su finalización. Asigna la responsabilidad de cada paso de la acción. Establece un horario y síguelo para asegurarte de que el problema se resuelva. Haz los ajustes apropiados a lo largo del camino para asegurar la resolución exitosa del problema.

 

Bocados de liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable LMI.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  LMI.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.